Qué es el Capital Privado (Venture Capital & Private Equity)

El capital privado (Venture Capital & Private Equity) es una actividad desarrollada por entidades especializadas que consiste en la aportación de recursos financieros de forma temporal (3-10 años) a cambio de una participación (puede ser tanto mayoritaria como minoritaria) a empresas no cotizadas con elevado potencial de crecimiento. Esta inyección de capital se complementa con un valor añadido: asesoramiento ante problemas concretos, credibilidad frente a terceros, profesionalización de los equipos directivos, apertura a nuevos enfoques del negocio, experiencia en otros sectores o mercados etc. El objeto del capital privado es contribuir al nacimiento y a la expansión y desarrollo de la empresa, para que su valor aumente.

Una entidad de capital riesgo aporta a la empresa además de recursos financieros, profesionalización, credibilidad y experiencia en el diseño de nuevas estrategias de creación de valor. Es capaz de alinear intereses de accionistas y gestores, desarrollando atractivos esquemas de retribución y motivación de éstos últimos. Cuando pasan unos años y la empresa ha generado el valor esperado y está lista para ser desinvertida, organiza un proceso de venta que maximiza el valor de su inversión y también la de los otros accionistas y gestores acompañantes en estos proyectos.

Ventajas de contar con un fondo de Capital Privado como accionista para una pyme:

  1. Acceso a financiación en forma de capital, que reduce la dependencia de la financiación bancaria y por tanto los costes financieros.
  2. Mayor crecimiento en facturación y beneficios, ya sea orgánicamente o mediante la compra de otras empresas.
  3. Profesionalización y atracción de talento, haciendo partícipes a los ejecutivos de las compañías del éxito del proyecto.
  4. Fomento de la inversión, muy por encima de lo que la empresa podría alcanzar solo con los recursos generados internamente.
  5. Mejora en innovación, aumentando la capacidad de inversión en I+D.
  6. Mayor internacionalización, aportando experiencia, contactos y ambición internacional.
  7. Reducción de la tasa de fracaso empresarial, al ser más productivas y eficaces.
  8. Liquidez a accionistas y empresarios, solucionando los problemas sucesorios de muchos negocios familiares.

Formas de desinversión:

Cuando las empresas han madurado y consolidado el Plan de Negocio previsto, la entidad inversora desinvierte. Las principales estrategias de salida de una inversión de capital privado son:

  • Venta a un inversor estratégico: Compañías industriales nacionales o internacionales que identifican estas oportunidades de adquisición, que probablemente no hubieran tenido en cuenta antes por su escasa dimensión inicial.
  • OPV (Oferta pública de venta) de las acciones de la compañía en mercados organizados, que igualmente requieren de una dimensión muy superior para tener éxito.
  • Recompra de acciones por parte de la empresa o antiguos accionistas.
  • Venta a otra entidad de capital privado, generalmente de mayor tamaño.

La inversión de capital privado puede realizarse en cualquier etapa de la vida de una empresa. Partiendo de esta particularidad se establecen los dos términos fundamentales que hacen referencia al sector: Venture Capital y Private Equity, ambas tienen elementos comunes entre sí, tales como la participación de un inversor profesional y la aportación de capital y gestión en compañías que no cotizan en bolsa pero también presentan unas características propias.

  • Venture Capital: la aportación de capital en una empresa que se encuentra en fase inicial o de desarrollo temprana
  • Private Equity: la aportación de capital se dirige a empresas en crecimiento o ya consolidadas.