Noticias


23-06-2016

Oxolutia obtiene 300.000 euros de Victoria Venture

Expansión

Superconductividad. Ésta es  la  propiedad  que  llevó  en  2010 a un grupo de investigadores del Institut de Ciència  de Materials de Barcelona (Icmab-CSIC) a unirse para  crear Oxolutia, una compañía  que  desarrolla  avanzados  productos para mejorar la eficiencia energética, evitar los  apagones eléctricos y desarrollar células solares de bajo  coste.

La spin off del Parc de Recerca de la UAB acaba de recibir un fuerte espaldarazo al  incorporar a su accionariado  a Victoria Venture Capital, la  sociedad de capital riesgo con  sede en Vic (Osona) especializada en invertir en tecnologías disruptivas que aportan  soluciones a problemas globales. La firma que lidera Albert Conill acaba de suscribir  una ronda de financiación de  300.000 euros en Oxolutia  que permitirá a la compañía  acelerar  su  crecimiento,  orientar el desarrollo de su  tecnología  hacia  el  sector  energético e introducirla en  los mercados.

Fundada por los investigadores Xavier Obradors, Teresa Puig, Xavier Granados, Susana Ricart y Alberto Calleja consejero delegado, Oxolutia ha levantado desde su  creación 1,3 millones de euros. Además de Victoria, también tiene una participación  minoritaria en la firma el grupo metalúrgico La Farga.

A los 300.000 euros aportados por Victoria que tiene la  condición de socio estratégico se sumarán  alrededor de  1,5 millones de euros más en  concepto de préstamos de entidades públicas y subvenciones de la Unión Europea.

Además del comité científico que integran los socios fundadores de reconocido prestigio internacional en superconductividad,  Oxolutia  cuenta con una plantilla de  siete empleados y en 2015 logró facturar 370.000 euros  con la venta de sus productos  y contratos de investigación.  Según fuentes de la compañía, entre sus clientes figuran  empresas de Alemania, Israel  y Estados Unidos.

La empresa desarrolla materiales avanzados en el campo de la superconductividad y  la nanotecnología y se ha especializado en óxidos funcionales y cintas superconductoras de segunda generación.  Estos productos permiten,  por ejemplo, fabricar aerogeneradores más eficientes de  gran potencia, ya que reducen  su tamaño y su peso. Contribuyen también a evitar apagones eléctricos por puntas  de demanda.

Otra de las líneas de negocio de Oxolutia son las células  solares de óxidos conductores fabricadas mediante un  sistema de impresión 3D de  bajo coste, lo que permite que  la generación de energía solar  sea más rentable.